domingo, 2 de diciembre de 2012

Ética de Urgencia, Denuncia a la modernidad.

Al empezar a leer Ética de Urgencia es inevitable evocar a Ética para Amador e invocar la comparación. Ética de Urgencia no sólo difiere generacionalmente con el referido sino que también parte de intenciones creativas diferentes; en este nuevo libro Savater recicla o da vida útil a entrevistas y anotaciones seleccionadas sobre temas de la modernidad. Algunas otras anotaciones dan un giro sobre temas abordados por el autor n libros previos.

Algunos de los aspectos que llaman la atención son, entre otros, la necesidad de estudiar Ética como asignatura regular en los planes de estudio, obviamente en México esto es remotamente posible, Savater explica las necesidades históricas de su patria para integrarla a sus planes de estudio.

Respecto a México, es importante resaltar que aún ante los movimientos sociales acontecidos desde el 68 a la fecha, la consideración de materias éticas no solo pasan desapercibidas sino que tienden a desaparecer; igual de preocupante que gracias a los medios masivos de comunicación, no todos, claro esta, dichos movimientos sociales, cuando no son minimizados o descalificados, simplemente son ignorados.

Nuestra sociedad ha evolucionado científica y tecnológicamente, pero no ha habido una evolución del alma, del espíritu, de las motivaciones humanas.
Savater explora la forma en que Internet nos ha modificado como sociedad, el fenómeno de la inmediatez, en Facebook o Twitter es posible expresar una opinión que en segundos puede tener una reacción al otro lado del mundo, una reacción que puede ser replicada en comunidades que el suscriptor no imaginaría.

Savater explora las consecuencias de la inmediatez que proporciona la red, de como eso nos va quitando la experiencia de adquirir un artículo, de disfrutarlo cuando se consigue, de deleitarnos a través de la contemplación del objeto.

Uno de los puntos más controversiales explotados por Savater es el que defienda la ley SOPA, deja en claro su postura a favor de dicha ley, criminaliza a los usuarios en vez de pensar en regular los mecanismos de uso.

En fin, de Savater se podía esperar mucho más, pero a lo largo del libro se descubren formas de legitimar las posturas oficiales, de una manera elocuente justifica y legítima la existencia de la ley SOPA, condena a Wikileaks, justifica la "fiesta brava", y da cuenta de posturas un tanto conservadoras u oficialistas; Ética de Urgencia empieza con reflexiones convincentes que van decayendo a medida que uno avanza, tal parece que al señor Savater se le acabaron las ideas y a terminado por legitimar la corrupción de los políticos, el salvajismo del hombre sobre los animales, defiende el control de la información por los poderes fácticos, y la necesidad de que la gente pague por leer sus libros, aunque eso conlleve a que sean menos los que conozcan sus ideas; en fin un libro prescindible que dista mucho de sus primeras obras y que lejos de despertar la reflexión hacia las necesidades éticas son argumentos para legitimar las decisiones de un sistema de gobierno que aquí y en España sirven para lo mismo, someter.