jueves, 8 de octubre de 2015

El líder de opinión, seducción y peligro.

El líder de opinión, seducción y peligro.

Este texto es para quienes no estén muy relacionados con medios de comunicación y teoría política, y sin embargo, por esa misma falta de interés, los medios cumplen su objetivo de ser, la herramienta, el instrumento ideológico de cualquier estado, es por ello, que es aplicable a cualquier país que tenga un modelo de gobierno como el nuestro.   Aunque el líder de opinión no siempre es un reportero o locutor, debido a su labor tienden a influenciar a la opinión pública, por lo que este post está enfocado principalmente a lis líderes de opinión frente al micrófono y las cámaras.

Desde su creación los medios de comunicación se han convertido en una herramienta muy útil para insertar y difundir ideas en la población.   El mecanismo no es muy diferente al método utilizado por los peces en la oscuridad que aprovechan un cebo luminoso que atraiga al cardumen.   De esa manera surge el líder de opinión, un ser carismático, el cual ya sea por su forma de expresarse, o bien por las cualidades físicas, la simpatía u otras sutilezas de la naturaleza, llega ser cautivador o encantador.   El carismático líder de opinión aprovecha las herramientas persuasivas del lenguaje para insertar la idea o el mensaje que se desea transmitir.   Tan importante llega a ser el líder de opinión que se convierte, mejor dicho, adquiere una importancia tan grande como el sistema mismo, llegando a un punto en que no solo asemeja al sistema que lo proyecta, sino que trasciende al sistema mismo y se convierte en un ente indisoluble.

El líder de opinión puede engañar a su público haciéndole creer que es neutral, democrático y apartidista, sin embargo, ser todo lo contrario.   Las herramientas de la persuasión son tan poderosas que terminen seduciendo al público, cautivándolo en su argumento y generando empatía en el mismo, punto en el cual, el espectador toma por suya las causas del líder.   Éstos líderes de opinión se encuentran ubicados en puntos estratégicos: programas de televisión de gran audiencia y en horario estelar, así como también programas de radio.   Para mantener la falsa idea de diversidad y tolerancia, los medios de comunicación usan, así, a lo mezquino, a periodistas e intelectuales con relativa credibilidad, en horarios limitados o cobertura limitada para que sus críticas no tengan mucha repercusión en la opinión pública, también ellos son líderes opinión pero su discurso aunque aparentemente contestatario sea a la vez de un tamaño que el mismo sistema pueda manejar, desmentir o neutralizar.

El líder de opinión orgánico es aquel que termina dando legitimidad al sistema justificándolo u omitiendo notas que puedan evidenciarlo.   

La mejor defensa contra la persuasión de un líder de opinión es poniendo en duda todo cuanto dice, y buscando una causa lógica, buscando la causa y el efecto de todo cuanto dice.   Leer notas de otros medios, así como también las opiniones de los demás respecto al mismo tema, pero sobre todo, y más importante, creando nuestra propia opinión, buscando responder la pregunta ¿porqué?, eso dará un valor de veracidad a lo que corre el riesgo de ser una simple opinión personal.