10 en Punto y Esta Noche, La “Nueva” Televisa.


Una espera fútil a que el burro toque la flauta, una espera por que la rapiña deje de alimentarse de los cadáveres, una espera que al final de cuentas no es otra cosa más que un maquillaje.

¿Tiene derecho el público de criticar los contenidos de la TV?

Una mentira repetida mil veces pude convertirse en realidad sino fuera porque hay otras voces recordándonos la mentira; en un mundo anterior a internet podía silenciarse la verdad de los sucesos, pero la tecnología nos ha dado una capacidad de réplica que nunca, como público, habíamos tenido como espectadores.

Un tweet decía algo así como “ahora todos son críticos de la TV”, y lo primero que vino a mi cabeza fue “Claro” (en verdad fue más un “a güevo”), no tienes que comer algo que no te gusta, puedes calzarte los zapatos o tenis que mejor te acomodan, vestir como tu creas te sea más conveniente, pero nunca más permitir que nos digan que o cómo pensar.

La noche del domingo 21 de agosto del 2016, como todo mexicano que se precie de estar enterado del contexto social de su país debe saber, el sitio de noticias de Carmen Aristegui publicó una nota sobre el supuesto plagio de tesis del actual responsable del Poder Ejecutivo, una nota que había generado tanta polémica que resultó en algo que sin demeritar su importancia parecía algo mucho más grave o al menos más mórbido.   Sin embargo, y sin demeritar su trascendencia la nota sobre el supuesto plagio de Tesis del mandatario, avivó el fuego del desdén contra el presidente.   Una noche antes de que el otro tan cacareado huevo de la nueva etapa de Televisa con dos programas que se antojaban mucho más hegemónicos y atractivos, no sólo no convencieron, sino que despertaron las críticas en un momento histórico en que la sociedad ya no se traga tan fácilmente el discurso oficial.

La conductora de Televisa que parecía ser mucho más crítica, que en otros tiempos incluso había confrontado al entonces candidato a la presidencia de México, a pesar de un cuarteto de periodistas anodinos (cuyo video aún circula en YouTube), Denise Maerker, fue elegida como una esperanza afortunada no solo para Televisa, sino también para una audiencia cansada de escuchar alabanzas irreflexivas y justificaciones vanas; Denise demostró en el “nuevo” noticiero lo que ya se esperaba: Justificar y reforzar la postura del Gobierno de imponer su Reforma educativa con una toma de un evento oficial con el presidente y su secretario de educación al frente, bajo el argumento ya desgastado de que lo hacen por “la educación de los niños”, y después una nota sobre los niños que “no quieren levantarse a su primer día de clases”, una nota que será nota pero no es noticia, alguien en Twitter decía “parece ser más un fragmento de la Rosa de Guadalupe”.   Después una entrevista con jefes delegacionales que sin ton ni son, solo fueron relleno, insubstancial e intrascendente; después la nota sobre las declaraciones de Vicente Fox refiriéndose sobre la Ley 3 de 3 como “pendejadas” o “esas son mamadas”, nota que cualquier persona con internet ya habíamos visto, era otra nota gris.    Por último la nota deportiva, donde pensamos haría algún comentario sobre el pobre desempeño de la CONADE en los juegos olímpicos de Rio, y no, más relleno, se notó una Denise demasiado nerviosa, acelerada, con los ojos llorosos, la voz a veces entrecortada, dejando en manifiesto que dista mucho para que se empate con el periodismo de Aristegui, Proceso, La Jornada o ya de perdida El Reforma.

Para culminar, Esta Noche, el programa amorfo mezcla de Alan Ramones con los programas de variedades gringos, inició con un buen chiste: “Este es el mejor puesto al que uno puede aspirar en Televisa, bueno, no, también está el de Primera Dama”, con ese chiste enganchó y dije, será posible, pero después todo se vino abajo, notas para ridiculizar y caricaturizar a la CNTE, a AMLO e incluso a Aristegui; la mención que se esperaba fuera la nota del día solo tuvo cabida en un comentario satírico de Arath dela Torre, pero para minimizar y caricaturizar la noticia de la noche anterior, después una marioneta al estilo “Hechos de Peluche”, desgastada fórmula para volver a criticar el movimiento magisterial; el programa cae en lo absurdo ante un encuentro fortuito entre Aristegui y López Dóriga, un sketch bastante anodino que en vez de hacer reír da pena ajena de tan forzado.

En fin, merecemos contenidos reales, de un contexto real, y esta realidad no tolera que se le siga viendo la cara de ignorantes y apáticos, sabemos que ellos, Televisa, firmaron un acuerdo implícito desde su fundación con los grupos de poder, no se ha diluido, es una soga que los une, pero que también los ahorca, alguien deberá de soltar la soga antes del funesto desenlace.


Recuerda la ética entre bloggeros, si copias información cita la fuente, Gracias.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Simonazo y la adolescencia perpetua.

Lentes 3D - El diseño y los lentes hacen la diferencia. Cinepolis vs Cinemex

Caifanes: Box Set Vinyl 2016