Incógnitas para una elección (Estado de México 2017)

Cualquier despistado podría ver el multipartidismo como una "bendición" democrática, y qué decir de la recién explotada idea de "los candidatos independientes", quizás en países desarrollados pudiera ser una buena opción pero en México es un terreno fértil para el amañado y cada vez menos creíble sistema electoral.   Una fuerza política de oposición se ve menguada ante una división real o artificial; una división real es donde los ideales son tan diferentes que no pueden coexistir en un mismo concepto; una división artificial surge cuando el mismo sistema político dominante crea partidos que debiliten al contrincante, partidos sin fundamento real como el PVEM que se ha visto envuelto en notas de corrupción y cuestionables decisiones que son anti ecologistas, o su omisión ante la tala clandestina, la deforestación, la aniquilación de ecosistemas, etc; el Partido de los Maestros, atribuído a Elba Esther Gordillo, el Partido Encuentro Social, el Partido Humanista, vaya, hay tantos que no se comprende como todos viven del presupuesto; y ahora hay que sumarles a los candidatos independientes, tan quijotescos como malévolos, como la Candidata Castell, haciendo el trabajo sucio de desprestigiar y gastar recursos no en ofrecer una plataforma política creíble, sino demeritando a los opositores.

El Colegio Electoral en México merece tanto descrédito y desconfianza debido a su notable parcialidad en eventos como la compra del voto:   Los casos de las Tarjetas Monex, en las elecciones presidenciales del 2012, o de la participación de establecimientos comerciales como Soriana fueron motivo de controversia por parte de los partidos de oposición, sin embargo, fue uno de esos temas grises que se pierden en un horizonte de desinterés por parte de las "autoridades electorales";.

Motivo de controversia resulta también las constantes dádivas que se otorgan las mismas autoridades electorales, teléfonos celulares de élite, y prestaciones descomunales dejan en entredicho la parcialidad de dichas instituciones.

Generalmente en México han existido tres corrientes políticas principales, los conservadores representados por el PAN, salvaguardando las tradiciones cristianas y la familia, aunque muchos han identificado a varios de sus dirigentes en actos poco conservadores; una corriente que pretende representar al pueblo, que logró cristalizarse a finales de los años ochenta con un esperanzador PRD, que pronto fue tomado por tribus que se peleaban puestos y cargos, sin importar hacer fraudes internos (¡qué ironía!), inicialmente tenía buenas intenciones, las cuales se fueron corrompiendo hasta echar la borda sus ideales de origen y hacer alianza con su enemigo histórico, la tercera fuerza, la dominante, la que más parece ser una monarquía, el partido en el poder, el PRI, originado por caudillos sobrevivientes a los movimientos armados de principios del siglo pasado, caudillos que se convirtieron en caciques, líderes sindicales que se convirtieron en verdugos de sus "protegidos", que como viles mercaderes fueron entregando los mismos frutos cosechados al mejor postor.

La clásica estrategia usada por los dictadores es inventarse a un "enemigo" que sea el digno oponente, pero siempre acababa cediendo terreno al Partido Oficial, ya casi cincuenta años después de la matanza de Tlatelolco, el PRI no ha dejado de cosechar fraudes, muerte, desapariciones y manipulaciones; pero ahora, ahora el país esta en ruinas y solo en los discursos oficiales cabe ese bienestar que prometían; y el pueblo ha seguido sobreviviendo a pesar de las corruptelas de la familia Salinas, ya quedó atrás las notas de leche contaminada, materiales de construcción radioactivos, periodistas asesinados, líderes ejidatarios desaparecidos, y ahora habrá que sumarles el dominio del narcotráfico en el país, la apología del delito, la falta de ética y sentido de justicia en las instituciones, levantamientos armados de dudoso financiamiento y procedencia, concesiones de recursos naturales, ecocidios, y en ese interminable rosario de crímenes se suma el enriquecimiento ilícito, el tráfico de influencias, el conflicto de intereses, la pasividad ante el crimen mayor y menor, todo se puede en nuestro país si tienes un buen padrino, alguien que tenga un mínimo de influencia, un mínimo de poder, eso basta para crear un problema para cada solución.

Ahora, las elecciones del Estado de México son un reto institucional, la gente esta tan desesperada que ya no quiere saber nada del PRI, sin importar que el candidato de oposición sea o no apto para el cargo, tenga un historial intachable o no, es evidente que de entre todos los contrincantes para el partido en el poder, el menos peor sigue siendo el que tiene los mejores números, y considero correcto decir "el menos peor", porque honestamente no creo que haya alguno bueno.

 La moneda está en el aire, y las incógnitas que quedan son: ¿aceptará el PRI lo que parece ser una inminente derrota?, ¿las instituciones electorales ejercerán de manera imparcial su labor?, ¿podremos avanzar ante un ejercicio democrático sin incidentes?, ¿el gobierno federal se mantendrá a raya y sin inmiscuirse en el ejercicio electoral?.

Queda una semana y muchas incógnitas, y la moneda sigue en el aire.  


Recuerda la ética entre bloggeros, si copias información cita la fuente, Gracias.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simón Simonazo y la adolescencia perpetua.

Lentes 3D - El diseño y los lentes hacen la diferencia. Cinepolis vs Cinemex

Caifanes: Box Set Vinyl 2016